Archivo de la etiqueta: HISTORIA CONTEMPORÁNEA XIX

Unidad 6 El imperialismo y la Primera Guerra Mundial

Unidad 6. El imperialismo y la Primera Guerra Mundial

Anuncios

Unidad 5. Corrientes de pensamiento, movimiento obrero, 2º Revolución Industrial

Unidad 5 Corrientes de pensamiento, movimiento obrero, 2ª Revolución Industrial

Unidad 4 Liberalismo y nacionalismo II

Unidad 4 Liberalismo y nacionalismo II

Unidad 4 Liberalismo y nacionalismo II

Unidad 4 Liberalismo y nacionalismo II

Unidad 4 Liberalismo y nacionalismo I

Unidad 4 Liberalismo y nacionalismo I

Unidad 3 Revolución y Restauración

Unidad 3 Revolución y restauración

CONCEPTOS POLÍTICOS EDAD MODERNA Y CONTEMPORÁNEA

PINCHA AQUÍ

¿QUÉ ES EL TERCER ESTADO? 1789

Es preciso  entender por Tercer Estado el conjunto de ciudadanos que pertenecen al orden común. Todo el que es privilegiado por la ley, de la manera que sea, sale del orden común, es excepción de la ley común y, en consecuencia, no pertenece al Tercer Estado. Una ley común y una representación común es lo que hace una nación; es demasiado cierto, sin duda, que no se es nada en Francia cuando no se tiene  para sí más que la protección de la ley común. Si no se tiene algún privilegio, es preciso revelarse a soportar el desprecio, la injuria y todo tipo de vejaciones. Para impedir ser aplastado del todo, qué le queda al desgraciado no privilegiado?……

Primera petición: que los representantes del Tercer Estado no sean elegidos más que por los ciudadanos que pertenecen verdaderamente al Tercer Estado….

Segunda petición: que sus diputados sean iguales en número a los de los dos órdenes privilegiados…….

Tercera y última petición: que los Estados Generales voten no por orden, sino por cabezas…..

 

En este estado de cosas, qué le queda por hacer al Tercer Estado si quiere verse en posesión de sus derechos políticos de una manera útil a la nación?. Se presentan dos medios para conseguirlo. Siguiendo el primero, el Tercer Estado debe reunirse aparte, no concurrirá con la nobleza y el clero, no se quedará con ellos, ni por órdenes ni por cabezas. Ruego que se preste atención a la diferencia que hay entre la asamblea del Tercer Estado y las de los otros órdenes. La primera representa a veinticinco millones de hombres y delibera sobre los intereses de la nación. Las otras do, aunque las consideramos juntas, no tienen poderes más que de unos doscientos mil individuos y no piensan más que en sus privilegios. Se dirá: el Tercer Estado sólo no podrá formar los Estados Generales. ¡Tanto mejor! Compondrá una Asamblea Nacional.

E.J. SIEYES: ¿Qué es el Estado llano?

LA REFORMA DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA

Yo no me detendré en asegurar a la Sociedad ( de Amigos del País de Asturias) que estas luces y conocimientos sólo pueden derivarse del estudio de las ciencias matemáticas, de la buena física, de la química y de la mineralogía, facultades que han enseñado a los hombres muchas verdades útiles, que han desterrado del mundo muchas preocupaciones perniciosas,  y a quienes la agricultura, las artes y el comercio de Europa deben los rápidos progresos que han hecho en este siglo…….

Y, en efecto, ¿cómo será posible sin el estudio de las matemáticas, adelantar el arte del dibujo, que es la única fuente donde las artes pueden tomar la perfección y el buen gusto?…..

Jovellanos: Discurso sobre la necesidad de cultivar en el Principado el estudio de las ciencias naturales (1782)

DESVINCULACIÓN Y DESAMORTIZACIÓN 1794

           La Sociedad, señor, penetrada de respeto y confianza en la sabiduría y virtud de nuestro clero, está tan lejos de temer que le sea repugnante la ley de amortización, que antes bien cree que si S.M. se dignase de encargar a los reverendos prelados de sus iglesias que promoviesen por sí mismos la enajenación de sus propiedades territoriales  para volverlas a las manos del pueblo, bien fuese vendiéndolas y convirtiendo  su producto en imposiciones de censos o en fondos públicos, o bien dándolas en foros o en enfiteusis perpetuos y libres de laudemio, correrían ansiosos a hacer este servicio a la patria con el mismo celo y generosidad con que la han socorrido siempre en todos sus apuros (…).

             La primera providencia que la nación reclama de estos principios, es la derogación de todas las leyes que permiten vincular la propiedad territorial. Respétense enhorabuena las vinculaciones hechas hasta ahora bajo su autoridad; pero pues han llegado a ser tantas y tan dañosas al público, fíjese cuanto antes el único límite que puede tener su perniciosa influencia.

 Debe cesar por consecuencia la facultad de vincular por contratos entre vivos, y por testamento por vía de mejora, de fideicomiso, de legado o en otra cualquiera forma, de manera que conservándose a todos los ciudadanos la facultad de disponer de todos los bienes en vida y muerte, según las leyes, sólo se les prohiba esclavizar la propiedad territorial con la prohibición de enajenar, ni imponerle gravámenes equivalentes a esta prohibición.

 G.M. DE JOVELLANOS:  Informe … en el Expediente de Ley Agraria (1794)