LA LEY SÁLICA

Felipe V alteró el orden de sucesión establecido en «Las Partidas», según el cual el heredero de la  Corona sería el primogénito varón o hembra y sus descendientes legítimos. El «Auto acordado», dispuesto en mayo de 1713 por Felipe V, estableció la preferencia de los hijos varones.

Que por fin de mis días suceda en esta Corona el príncipe de Asturias Luis, mi amado hijo, y por su muerte su hijo mayor varón legítimo, y sus hijos y descendientes varones legítimos y por línea recta legítima, […] Y a falta del hijo  mayor del Príncipe y de todos sus descendientes varones de varones que han de suceder por orden expresada, suceda el hijo segundo varón legítimo del Príncipe y sus descendientes varones de varones legítimos y por línea recta legítima, [… ]. Y siendo acabadas íntegramente todas las líneas masculinas de¡ Príncipe, Infantes y demás hijos y descendientes míos legítimos varones de varones, […] suceda en dichos Reinos la hija o hijas del último reinante varón agnado mío en quien feneciese la varonía y por cuya muerte sucediera la vacante, [… ]. Y en el caso de faltar y extinguirse enteramente toda la descendencia mía legítima de varones y hembras (…), es mi voluntad que, en tal caso y no de otra manera, entre en la dicha sucesión la Casa de Saboya, […]. Y quiero y mando, que la sucesión de esta Corona proceda de aquí adelante en la forma expresada, estableciendo esta por Ley fundamental de la sucesión de estos Reinos,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s